fbpx

Protocolo de bioseguridad frente el coronavirus para la vuelta al colegio

Al inicio de la pandemia, escribí un Protocolo de Bioseguridad en Residencias de la Tercera Edad, que ayudó a muchos centros a establecer medidas de biocontención en estas instalaciones tan golpeados por esta difícil situación. Estoy muy orgullosa de que el documento haya tenido más de 4500 descargas y haya podido ser de utilidad. El protocolo se basaba en una extensa revisión bibliográfica y en mi experiencia profesional como directora veterinaria de un animalario libre de agentes patógenos del CSIC. Además, conté con la colaboración de muchos compañeros del sector, con mucha experiencia, que revisaron el texto. En este vídeo explico el paralelismo entre un animalario y la crisis del coronavirus.

Ahora me preocupa mucho la seguridad en la vuelta al colegio, en primer lugar como madre. Países como Corea o Israel, han tenido rebrotes vinculados a la vuelta al colegio. Soy muy consciente de la necesidad de que los niños vuelvan a clase, porque es vital en su aprendizaje y desarrollo. El apoyo de la escuela va mucho más allá de lo académico, en especial en los sectores más desfavorecidos. Pero creo que este regreso ha de hacerse extremando las medidas sanitarias. Con este nuevo escrito quiero ayudar a los profesores a preparar la vuelta al colegio. Este texto es un análisis personal, basado en una extensa revisión de la bibliografía y mi experiencia profesional. En él analizo una serie de puntos críticos que considero importante tener en cuenta y controlar. Al final del texto puedes consultar toda la bibliografía que se menciona.

De las guías que he consultado la que me ha parecido más completa es la de Universidad de Harvard: Risk reduction strategies for reopenning schools. Hay otros documentos que, aún aportando puntos muy interesantes, desde mi punto de vista, renuncian a un elemento de salud pública que considero clave, que son las mascarillas. La evidencia científica de que las mascarillas son nuestro gran aliado en la prevención de la pandemia es indiscutible ya (Nardell & Nathavitharana, 2020; Prather et al., 2020)⁠(Lyu & Wehby, 2020)⁠(Leung et al., 2020; Morawska & Cao, 2020)⁠(Anfinrud, Bax, et al., 2020; Anfinrud, Stadnytskyi, et al., 2020; Stadnytskyi et al., 2020; Stutt et al., 2020). Cada vez cobra más fuerza la posibilidad de que la transmisión por aerosoles sea un mecanismo importante (Morawska & Milton, 2020), pero las mascarillas también protegen del contagio directo por gotas, ampliamente aceptado, y de la contaminación de fómites por depósito de gotas de saliva. Sabemos que en los espacios cerrados se producen la mayoría de los brotes (Allen et al., 2020, Quian et al., 2020). Entonces, ¿qué sentido tiene quitar nuestra principal herramienta de protección en la escuela?, un espacio cerrado donde van a convivir diariamente un alto número de niños y de profesores. Bajo mi punto de vista esto sería un gran error.

La vuelta al colegio debe hacerse con la máxima precaución. Allá donde se hayan identificado posibles fuentes de contagio se deberían poner medidas para atajarlas. La posibilidad de que las escuelas se conviertan en focos de dispersión comunitaria y el hecho de que vamos a dejar en ellas nuestros mayores tesoros, que son nuestros hijos, nos debe hacer ser muy cautos. Este virus no nos lo está poniendo fácil. A fecha de la escritura de este post, 30 de junio de 2020, llevamos 10.365.000 contagios en todo el mundo. Puedes consultar este enlace https://coronavirus.jhu.edu/map.html , cuantos hay en el momento en el estás leyendo tú y juzgar si el aumento, justifica una actitud de máxima prudencia.

La COVID-19 en niños

 
Los niños pueden infectarse con el coronavirus, pero la prevalencia (proporción de niños infectados) es menor que en adultos (Información científico técnica. Ministerio de Sanidad de España, (Vaaknin et al., n.d.)⁠⁠⁠⁠⁠⁠⁠). Además, por regla general los casos son menos graves. Sin embargo se han notificado 150 casos en la Unión Europea de una complicación grave. También sabemos que son capaces de excretar el virus (Xu et al., 2020) de la misma manera que en adultos. Se ha aislado principalmente de nasofaringe y de heces (donde la excreción es más duradera) y las cargas virales son del mismo orden que las que se detectan en adultos. Los virus que excretan los niños también son capaces de infectar (L’Huillier et al., 2020)⁠. Se desconoce la causa de que la enfermedad sea más benigna en niños. Se ha hipotetizado que su respuesta inmune sea diferente, que tengan menor cantidad de receptores ACE-2 (la puerta de entrada del virus en la célula) o que tengan protección cruzada con otros virus a los que están más expuestos (Lee et al., 2020)⁠. El menor porcentaje de casos diagnosticados puede explicarse también en parte porque los niños han estado más protegidos, y a que, debido a la levedad de los síntomas, se les han realizado menos test diagnósticos. La mayor parte de los contagios parecen ser de adultos a niños, Los estudios de seroprevalencia de España, Islandia (Gudbjartsson et al., 2020)⁠, Italia o Japón (Mizumoto et al., 2020) ⁠evidencian menor contagio en niños. Sin embargo, sorprende que en el estudio realizado en Torrejón de Ardoz, una localidad madrileña especialmente golpeada por el coronavirus, la frecuencia de positividad a anticuerpos de coronavirus en sangre (seroprevalencia) más alta fuera precisamente en los grupos de edad de 0 a 14 años (un 26% frente al 2-4% encontrado en el estudio de seroprevalencia nacional para este rango de edad).

El impacto del cierre de escuelas en la dispersión del virus

El cierre de las escuelas fue una de las primeras medidas tomadas alrededor del mundo por la mayoría de estados, ya que los niños son considerados diseminadores de otros virus, como la gripe (Munro & Faust, 2020)⁠. Pero, ¿lo son también del coronavirus? Este es un tema con amplio debate científico. En este artículo de la prestigiosa revista Nature se discuten argumentos a favor y en contra (Vaaknin et al., n.d.). La realidad probablemente es que no lo podemos saber. En la revista Lancet (Viner et al., 2020) se publicó un estudio que revisa la bibliografía a este respecto. De los artículos analizados, la mitad se basaron en el virus SARS-CoV , el “uno”, que es un virus con un comportamiento epidemiológico distinto, ya que afectó muy poco a niños (0,04% de los casos) y que no se transmitía, como el SARS-CoV-2 por individuos asintomáticos. En los artículos que analizan de SARS-CoV-2 simplemente no pueden sacar conclusiones porque el cierre de escuelas se ha tomado al mismo tiempo que otras medidas muy restrictivas. En algunos países se han reabierto escuelas, lo que nos va a permitir una evaluación más objetiva. En Israel tras la apertura de colegios, el 18 mayo se cerraban dos de ellos por rebrotes. https://www.lavanguardia.com/vida/20200518/481247020460/escuelas-en-israel-mandan-a-ninos-a-casa-tras-detectar-profesores-infectados.html. Como hacía mucho calor, el Ministero de Cultura pidió al de Sanidad que relajara la norma de llevar mascarilla en las clases. El 6 de junio, solo 15 días después, ya eran 110 centros y 16 000 estudiantes los que estaban en cuarentena: https://www.eldiario.es/sociedad/ninos-profesores-Israel-cuarentena-volver_0_1035546478.html. En Holanda , trabajan con la hipótesis de que los niños no transmiten el coronavirus y que la infección es siempre de adulto a niño. https://www.rivm.nl/en/novel-coronavirus-covid-19/children-and-covid-19 No aplican restricciones al contacto en niños menores de 12 años. Se basan en la menor seroprevalencia y de clínica y en un estudio de 54 familias de 11 de marzo (previo a la reapertura) en la que ven que la transmisión es intrafamiliar y de adulto a niño. La reapertura de sus centros se produjo parcialmente el 11 de mayo y 8 de junio completa, 2 de junio en secundaria. Parece que tienen una monitorización muy estricta que nos va a permitir evaluar su hipótesis.

Puntos críticos a controlar en la prevención de coronavirus en la escuela

Entrada a la escuela

  • Escalonada
  • Uso obligatorio de la mascarilla para los padres en la entrega de los alumnos y mantenimiento de la distancia social.
  • Prever situaciones de lluvia

Clases

  • Uso obligatorio de la mascarilla por parte de docentes y alumnos. Recomendable FPP2 sin válvula de exhalación para docentes y al menos higiénica homologada según la UNE 0065:2020 con más de un 90% de filtración para los alumnos. En mi opinión es la medida con un impacto mayor: reduce la transmisión directa del virus persona-persona, reduce la contaminación de objetos inanimados (fómites) y reduce la producción de aerosoles en clase.
  • El calor puede hacer que las mascarillas sean muy complicadas de aguantar. Evitar altas temperaturas retrasando el inicio del curso escolar o bien con aire acondicionado.
  • El papel de los aires acondicionados en la diseminación del virus es motivo de debate científico (Correia et al., 2020). Se ha sugerido que pueden servir de diseminadores del virus por aerosoles. Mi hipótesis personal es que esto puede ser así en lugares donde se generen aerosoles (por ejemplo clases con niños sin mascarillas, comedores…). El uso de mascarillas disminuirá la producción de aerosoles.
  • Ventilación: mantener las ventanas y las puertas abiertas siempre que sea posible, para que exista una ventilación permanente. El CDC recomienda 16 renovaciones aire/hora.
  • Existen “purificadores” de aire. Unas máquinas que filtran el aire con filtros HEPA, unos filtros de seguridad biológica por los que “no cabe un virus” que podrían ayudarnos también en el control de aerosoles (Allen et al.). El virus se ha aislado en aerosoles, y aunque el peso específico del contagio por aerosoles es motivo de debate científico, la comunidad científica cada vez más se va decantando porque este mecanismo de diseminación puede ser importante. Recientemente se ha firmado un manifiesto por parte de 239 científicos de todo el mundo en el que alertan de que esta posibilidad es muy factible, y que debemos prevenirla en base a un principio de precaución (Morawska & Milton, 2020).
  • Uso frecuente de alcohol. Botella sobre la mesa del alumno. Obligatorio a la entrada a clase y a la entrada del recreo.
  • Es crítica la formación de los alumnos durante el primer mes en las medidas de contención.
  • En infantil la tolerancia de las mascarillas es probablemente menor. Por ello existe alto riesgo de diseminación del virus en aerosoles, fómites y contagio directo. Riesgo laboral alto para los docentes.
  • El empleo de clusters o burbujas (grupos de convivencia estable), puede posibilitar un aislamiento temprano de posibles positivos pero no impide la diseminación intragrupal del virus, ya que estos constituyen una unidad microbiológica. Es decir, el contagio será libre dentro de la burbuja, si no se implementan otras medidas de contención como las mascarillas. Si un niño se contagia puede llevarlo a su casa, donde tampoco hay medidas de contención y de esa forma la escuela se puede  convertir en un  foco de dispersión comunitaria. Además se puede producir contaminación intergrupal asociada a fómites (objetos inanimados) en  áreas comunes, aunque los niños no coincidan en ellas en el tiempo en estas zonas. Los puntos comunes con otros clusters son comedor, aseos y recreo. Lo explico todo en este vídeo de forma muy clara. 
  • Minimizar los objetos. Superficies despejadas que permitan la limpieza.
  • Comer en clase implica quitar la mascarilla, generar aerosoles en un ambiente cerrado y contaminar mesas y superficies con saliva. Además logísticamente es complicado de gestionar porque se debe llevar la comida a las clases y luego recoger vajilla sucia y llevarla al área de lavado. Este transporte, si no se realiza en contenedores cerrados, puede diseminar el virus por pasillos y zonas comunes. Creo que se debería evitar.

Recreos

  • Salida escalonada a los recreos. Ventilación y limpieza de las mesas con lejía mientras los niños están en el patio.
  • Almuerzo en el patio, individualizado y con distancia social.
  • Clausurar fuentes de agua.
  • Plantear la clausura de columpios o bien limpieza entre grupos. En verano, los ultravioletas del sol probablemente inactiven el virus de los mismos, pero necesitará un tiempo mínimo de actuación.

Aseos

  • Existe una alta evidencia científica del hallazgo de virus en baños ya que hay una excreción fecal.
  • Tirar de la cadena con la tapa bajada.
  • Accionamiento no manual de grifos
  • Uso de alcohol a la entrada y salida del baño. Deberá haber dispensadores de alcohol en cada baño.
  • Cartelería recordando estas cosas, que pueden hacer los propios alumnos.
  • Refuerzo de limpieza en la hora del recreo.
  • Control de plagas (cucarachas…)

Comedor

  • El comedor es un lugar de alto riesgo porque va a haber aerosolización del virus ya que los niños han de quitar las mascarillas. Por ello es especialmente crítico asegurar la ventilación adecuada. Asegurar que así sea antes del inicio del curso.
  • Los puestos han de estar separados y sobretodo no tener a nadie delante. Se puede optar por distribuciones en U para que sea socialmente más soportable.
  • La comida ha de estar previamente servida en las mesas para evitar las colas
  • Importantísima la formación específica del personal de cocina y su control analítico periódico por PCR.
  • Imprescindible el uso de mascarilla en la cocina y durante el servicio de mesas. Para que esto sea posible, la cocina debe de estar a una temperatura que lo permita.
  • Uso prioritario de comidas calientes frente a frías.
  • En caso de que se sirvan ensaladas o fruta, higienización con lejía alimentaria y enjuague posterior. 2 ml/litro 5 minutos.
  • Asegurar que toda la vajilla alcance los 80 grados al menos 15-30 minutos.
  • Es interesante meter la vajilla en lejía (20 ml/l) previa a su higienización en el lavaplatos. Evitar el uso de estropajos en vajilla no higienizada.
  • Minimizar el número de niños que acuden al comedor.
  • Escalonar las comidas, respetando los grupos burbuja. Entre cada turno, limpieza de mesas y sillas con lejía y ventilación.

Limpieza

  • Refuerzo de la plantilla de limpieza
  • Los trabajadores han de estar formados y llevar EPIS. Protección FPP2 si válvula de exhalación o equivalente.

Vestuario e higiene personal

  • Es aconsejable que tanto niños como profesores lleven un baby o bata sobre la ropa de calle que se deberán quitar al salir de clase.
  • Al llegar a casa en muy conveniente ducharse con pelo incluido, tanto en el caso de los docentes como los alumnos.
  • Tanto la ropa de calle como el baby deben de ser lavados a diario a 60ºC en ciclo completo y con detergentes con peróxidos, preferiblemente.

Monitorización

  • Sistema de alerta sanitaria. En caso de que un niño no vaya al cole, debe informase de si su sintomatología es compatible con la COVID-19. También es importante informar si ha habido caso en las familias. Información inmediata a Sanidad en estos casos.
  • Posible monitorización por arquetas por PCR para detección precoz del virus.
  • Monitorización analítica periódica del personal del centro.
  • Bajas laborales en personal de riesgo.
  • Elaboración de un plan de contingencia en caso de detección de positivos

Formación

Conocer el virus, qué enfermedad produce y sobretodo como se transmite y como evitarlo es en mi opinión un punto clave en la prevención. Por ello he elaborado unos programas formativos, basados en una revisión bibliográfica extensa y en un lenguaje muy sencillo de entender. La idea es que puedan ser realizados por toda la comunidad educativa, en un formato cómodo y on-line. Puedes consultar la oferta en este enlace: CORONAVIRUS EN LA ESCUELA.

Bibliografía

Allen, J. G., & Marr, L. C. (2020). Recognizing and controlling airborne transmission of SARS-CoV-2 in indoor environments. Indoor Air, 30(4), 557–558. https://doi.org/10.1111/ina.12697
Anfinrud, P., Bax, C. E., Stadnytskyi, V., & Bax, A. (2020). Could SARS-CoV-2 be transmitted via speech droplets? MedRxiv, 2020.04.02.20051177. https://doi.org/10.1101/2020.04.02.20051177 Anfinrud, P., Stadnytskyi, V., Bax, C. E., & Bax, A. (2020). Visualizing Speech-Generated Oral Fluid Droplets with Laser Light Scattering. New England Journal of Medicine, 1–2. https://doi.org/10.1056/nejmc2007800 Correia, G., Rodrigues, L., Gameiro da Silva, M., & Gonçalves, T. (2020). Airborne route and bad use of ventilation systems as non-negligible factors in SARS-CoV-2 transmission. Medical Hypotheses, 141(5), 109781. https://doi.org/10.1016/j.mehy.2020.109781 Gudbjartsson, D. F., Helgason, A., Jonsson, H., Magnusson, O. T., Melsted, P., Norddahl, G. L., Saemundsdottir, J., Sigurdsson, A., Sulem, P., Agustsdottir, A. B., Eiriksdottir, B., Fridriksdottir, R., Gardarsdottir, E. E., Georgsson, G., Gretarsdottir, O. S., Gudmundsson, K. R., Gunnarsdottir, T. R., Gylfason, A., Holm, H., … Stefansson, K. (2020). Spread of SARS-CoV-2 in the Icelandic Population. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/nejmoa2006100 L’Huillier, A. G., Torriani, G., Pigny, F., Kaiser, L., & Eckerle, I. (2020). Shedding of infectious SARS-CoV-2 in symptomatic neonates, children and adolescents. MedRxiv, 2020.04.27.20076778. https://doi.org/10.1101/2020.04.27.20076778 Lee, P.-I., Hu, Y.-L., Chen, P.-Y., Huang, Y.-C., & Hsueh, P.-R. (2020). Are children less susceptible to COVID-19? Journal of Microbiology, Immunology and Infection, 53(3), 371–372. https://doi.org/10.1016/j.jmii.2020.02.011 Leung, N. H. L., Chu, D. K. W., Shiu, E. Y. C., Chan, K.-H., McDevitt, J. J., Hau, B. J. P., Yen, H.-L., Li, Y., Ip, D. K. M., Peiris, J. S. M., Seto, W.-H., Leung, G. M., Milton, D. K., & Cowling, B. J. (2020). Respiratory virus shedding in exhaled breath and efficacy of face masks. Nature Medicine. https://doi.org/10.1038/s41591-020-0843-2 Lyu, W., & Wehby, G. L. (2020). Community Use Of Face Masks And COVID-19: Evidence From A Natural Experiment Of State Mandates In The US. Health Affairs, August, 10.1377/hlthaff. https://doi.org/10.1377/hlthaff.2020.00818 Mizumoto, K., Omori, R., & Nishiura, H. (2020). Age specificity of cases and attack rate of novel coronavirus disease (COVID-19). MedRxiv, 2020.03.09.20033142. https://doi.org/10.1101/2020.03.09.20033142 Morawska, L., & Cao, J. (2020). Airborne transmission of SARS-CoV-2: The world should face the reality. Environment International, 139(January), 105730. https://doi.org/10.1016/j.envint.2020.105730 Morawska, L., & Milton, D. K. (2020). It is Time to Address Airborne Transmission of COVID-19. Clinical Infectious Diseases, 1–14. https://doi.org/10.1093/cid/ciaa939 Munro, A. P. S., & Faust, S. N. (2020). Children are not COVID-19 super spreaders: Time to go back to school. Archives of Disease in Childhood, 1–2. https://doi.org/10.1136/archdischild-2020-319474 Nardell, E. A., & Nathavitharana, R. R. (2020). Airborne Spread of SARS-CoV-2 and a Potential Role for Air Disinfection. JAMA, 4, 2–3. https://doi.org/10.1001/jama.2020.7603 Prather, K. A., Wang, C. C., & Schooley, R. T. (2020). Reducing transmission of SARS-CoV-2. Science (New York, N.Y.), 6197, 1–5. https://doi.org/10.1126/science.abc6197 Qian, H., Miao, T., LIU, L., Zheng, X., Luo, D., & Li, Y. (2020). Indoor transmission of SARS-CoV-2. MedRxiv, 17202719, 2020.04.04.20053058. https://doi.org/10.1101/2020.04.04.20053058 Stadnytskyi, V., Bax, C. E., Bax, A., & Anfinrud, P. (2020). The airborne lifetime of small speech droplets and their potential importance in SARS-CoV-2 transmission. 3–5. https://doi.org/10.1073/pnas.2006874117 Stutt, R. O. J. H., Retkute, R., Bradley, M., Gilligan, C. A., & Colvin, J. (2020). A modelling framework to assess the likely effectiveness of facemasks in combination with ‘lock-down’ in managing the COVID-19 pandemic. Proceedings of the Royal Society A: Mathematical, Physical and Engineering Sciences, 476(2238), 20200376. https://doi.org/10.1098/rspa.2020.0376 Vaaknin, D., Washington, T. H. E., Getty, P., Still, S., & Clear, I. S. N. T. (n.d.). HOW DO CHILDREN SPREAD THE CORONAVIRUS ? THE. https://media.nature.com/original/magazine-assets/d41586-020-01354-0/d41586-020-01354-0.pdf Viner, R. M., Russell, S. J., Croker, H., Packer, J., Ward, J., Stansfield, C., Mytton, O., Bonell, C., & Booy, R. (2020). School closure and management practices during coronavirus outbreaks including COVID-19: a rapid systematic review. The Lancet Child and Adolescent Health, 4(5), 397–404. https://doi.org/10.1016/S2352-4642(20)30095-X Xu, Y., Li, X., Zhu, B., Liang, H., Fang, C., Gong, Y., Guo, Q., Sun, X., Zhao, D., Shen, J., Zhang, H., Liu, H., Xia, H., Tang, J., Zhang, K., & Gong, S. (2020). Characteristics of pediatric SARS-CoV-2 infection and potential evidence for persistent fecal viral shedding. Nature Medicine, 26(April). https://doi.org/10.1038/s41591-020-0817-4

Se pueden contagiar los niños del coronavirus?

Sí, los niños se pueden contagiar del coronavirus de la misma manera que los adultos, pero la enfermedad,normalmente cursa de forma más leve. Desconocemos el impacto en la dispersión del virus, ya que hasta ahora los niños han estado más protegidos y se han suspendido de forma generalizada en muchos países los colegios.

Cómo prevenir contagios de coronavirus en colegios?

Para prevenir contagios de la COVID-19, en colegios es importante: 1. Asegurar que el personal que trabaja tenga una adecuada formación. 2. Hacer obligatorias el uso de mascarillas 3. Hacer una evaluación de riesgos de cada actividad docente 4. Tener un plan de contingencia en caso de encontrar casos positivos 5. Formar a los alumnos al principio de curso

¿Puedo buscar asesoramiento científico para establecer los protocolos de inicio de curso?

En Aprende con Danio queremos ayudarte a hacer a programar el curso de la forma más segura posible, apoyándonos, cómo no en el conocimiento científico, mediante cursos de formación para profesores y alumnos

Share This